El Comando Amelia es un comando de alumbrado, barrido y limpieza,
de acción pequeña pero contribuyente.
¡AMELIA VENCE!

lunes, 14 de noviembre de 2011

TERROR EN LA RUTA














Un hombre estaba parado a la orilla de la ruta a medianoche haciendo dedo, y estaba cayendo una tremenda tormenta. Pasó un tiempo pero nadie se paraba para llevarlo.
La tormenta era tan fuerte que apenas se alcanzaba a ver a unos tres metros de distancia. De repente, vió cómo un extraño coche con las luces apagadas se acercaba lentamente y casi se detuvo frente a él. El hombre, sin dudarlo por lo precario de su situación, se sube al coche y cierra la puerta. Mira hacia el costado y se da cuenta con asombro de que nadie va conduciendo el coche. El coche sigue suave y pausadamente. El hombre comienza a escuchar voces que susurran algo que no entiende, y oye jadeos y quejidos, pero no hay nadie dentro del coche. Mira hacia adelante Y con horror se percata de que se acerca una curva. Asustado, comienza a rezar por su salvación al advertir su trágico destino. Aún no ha terminado de salir de su espanto cuando justo antes de llegar a la curva, aparece desde afuera una mano tenebrosa por la ventana y mueve el volante lentamente pero con firmeza. Paralizado del terror y sin aliento, cierra los ojos y se aferra con todas sus fuerzas al asiento; inmóvil e impotente ve como sucedía lo mismo en cada curva del oscuro camino, y los quejidos y jadeos aumentaban en cada momento, lo que le provocaba tal espanto que cada vez se acurrucaba más en el asiento.
De pronto escucha unas voces jadeantes que le dicen: - No te escondas, igual te vemos... ¿porque te escondés?
Totalmente helado por el pánico, tras varios segundos sin atreverse a contestar, y ante la insistencia de las voces que le repetían lo mismo una y otra vez, responde: ¡Por favor no me hagan nada! ¡Por favor no! A lo que se escucha una voz ronca, fuerte y clara que le dice: ¿Que no te hagamos nada hijo de puta?¡ Si no salís del coche a empujar como los demás, te vamos a recagar a trompadas!

11 comentarios:

profemarcos dijo...

Jua Jua Jua!!! Excelente!!!!!

Anónimo dijo...

La Cámpora logra que extrañe todo aquello que detesté en lo '90
Cómo hacen estos tipos?

Anónimo dijo...

La Cámpora, como su nombre lo indica, es el afán y orgullo por la mediocridad. Y lo logran sobradamente y sin esmero.

Anónimo dijo...

Una lástima que haya que pagarles de nuestros impuestos.

Elmer Trelles dijo...

Libertad, libertad, libertad...

http://www.youtube.com/watch?v=Pg04G7Zh6Qw

Anónimo dijo...

Aterra de solo pensarlo: volar en una aeronave argentina, conyrolada por la Fuerza Aérea y administrada por La Cámpora

profquesada dijo...

¡qué lo parió negro! cuántos anónimos cobardes y asquerosos.

Son como el pelotudo que se sube al coche y no ve que hay un montón de gente empujando el carro y él solo quiere que lo lleven gratis.

Aparte de eso excelente cuento super short, me gustó mucho, tiene todo misterio, incluso terror y un final espléndido, insólito e inesperado.
Lo disfruté.

elsudacarenegau dijo...

Que lo parioooooooooooooooooooo!!!
Un cago de risa...
Este por suerte no es adictivo. Con O sole mío estuve silbando como una semana.

lidiaazul dijo...

jajajaja! mori con el cuento y tengo una mente sucia pues los jadeos me sugerian otra cosa. Impecable.

Udi dijo...

Muuuuuuuy bueno ! Gracias !

cristina dijo...

Excelente el cuento negro!! Me encantó!! Es necesario que permitas a todos esos anónimos de cuarta que piensan cosas de última y las transcriban en tu blog? Yo opino que no, para qué?