El Comando Amelia es un comando de alumbrado, barrido y limpieza,
de acción pequeña pero contribuyente.
¡AMELIA VENCE!

miércoles, 3 de junio de 2015

Para variar, recordemos una historia distinta, la de una mujer amada y no golpeada.

DOÑA TERESA (Nigger - Témpera Mental - Ed. Sudamericana)
Doña Teresa vive en Lugano y su casa es vieja y larga. Puro malvón, enredadera y alegría del hogar. Cada mañana, haciendo sonar sus chancletas y con un mate en la mano, Don Luis, el mejor compañero de su vida, le recuerda que ella es lo mejor de todo lo que existe. “Buen día, mi amorcito” son las palabras que mirándola a los ojos y apretándole la pera él le dispara junto con el primero de todos los besos del día. Doña Teresa es una abuela hermosa de pelo completamente blanco y dan ganas de estrujarla sin piedad. Su ropa y toda ella es un arrebato de olor a pan casero y especias y cuando está como ida tomando el fresco entre sus plantas preguntándose donde se fueron los que ya no volverán, su mirada llega hasta vaya uno a saber donde. Y no hay vez que después de darle un abrazo y un beso no te diga que eso hace tan bien al corazón. Ella es la misma que fue cuando sus ojos eran puro fuego y sus labios color ciruela. Cuando sus brazos, sus piernas y sus manos eran fuertes como un árbol de limón. Cuando a los quince años la hermosa Teresa comenzó con el amor y aquel resplandor de perlas de su cara se transformó para siempre en un granate caliente. Cuando su belleza se hizo dueña de una encendida opinión general y se transformó en el sueño de todo el que la veía barriendo la vereda. No hay mucho más que decir de esta vieja princesa de la tierra, de otra de las hermosas frutas que maduraron, excepto que ella ya sabe que hacer con la tristeza. La transforma en deliciosas tortas fritas, en panqueques, en vitel toné.

3 comentarios:

Capitán Yáñez dijo...

Sublime, Negrito. Sos un grande. Abrazo peronista.

sudakia dijo...

Se lo afané. ;)

Anónimo dijo...

QUE HERMOSO FONTOVA¡¡TODAS SOÑAMOS SER AMADAS COMO ELLA