El Comando Amelia es un comando de alumbrado, barrido y limpieza,
de acción pequeña pero contribuyente.
¡AMELIA VENCE!

martes, 14 de marzo de 2017

REPRESIÓN: AYER Y HOY

miércoles, 1 de marzo de 2017

viernes, 24 de febrero de 2017

"MACRI, SOS DEMASIADO", por Carlos Barragán.

¿Cuántas fotos del glamour de Awada te van a hacer falta? ¿Te van a alcanzar las denuncias contra Cristina? ¿Cuántas te harán falta? Alguno estará haciendo la cuenta de cuántas veces hay que poner la palabra corrupción en los zócalos de TN. Tus socios hicieron todo lo posible, pero parece que no pueden tapar tanto robo. Es difícil robarle tanto a tanta gente en tan poco tiempo. Milani no te duró casi nada. Lo de Lázaro Báez ya aburre. Y cualquier invento contra Cristina queda ridículo frente a tu voracidad que no podés disimular. Tenés demasiada hambre y demasiados amigos con demasiada hambre. No te hacía tan apasionado. Te pensé más frío. Más calculador. Clarín tendría que salir tres veces por día para mentir más. Pero Magnetto también se cansa de tapar tanto afano mal hecho. La calle se cansó. La calle siente que te le reís en la cara cada vez que le sacás algo. Y todos los días todos pierden algo. Todo el mundo pierde. Y saben que sos vos el que se lo saca. Y pierden algo, cuando no les toca perder todo. ¿Cuántas fotos de timbreos prefabricados necesitás? ¿Cuántas Margaritas Barrientos? ¿Cuántos mamarrachos en Intratables diciendo cuántas imbecilidades? No creo que te alcance. Estás demasiado acelerado. La boca demasiado abierta. Las bolsas para llenar son demasiadas. Y vos no tenés paciencia, querés llevarte todo hoy y ya. No te alcanzan los jueces ni las denuncias. Todo se te desvanece en el aire. No tenés un solo logro que mostrar. No tenés un solo tipo respetable en tu gabinete. Ni uno que tome una medida a favor de la sociedad. Y todos mienten para ayudarte y sobrevivir a los “errores”. Todos te esconden para que siga un afano que no se puede esconder más. ¿Vas a insistir con las fotos con Antonia? ¿Para qué? Ya nada te humaniza, ya nadie va a volver a creer que sos “así de humano”. ¿Seguís repitiendo lo de la campaña? ¿El país para todos, el trabajo de calidad, el diálogo? ¿Todavía estás repitiendo lo del narcotráfico? Quedás como un ridículo. Awada rodeada de flores. Tus camisas de friday no sé qué. Los globos y la alegría amarilla. Ya fue, se te gastó. El equipo sonriente. El tuteo con falso cariño. Y tus conferencias de prensa tan estudiadas tampoco te sirven. La calma sobreactuada se nota. Awada con un vestido “rosa nude” y la reina flaca no distraen. A Vidal su tremenda cara de bondad le alcanza sólo para ella. Y a los demás, al mejor equipo, ya se les nota todo. Están cansados, no son gente de meterle muchas horas a los negocios. Y este negocio los supera, el negocio de afanarse un país es demasiado grande. ¿Cuántas veces más vas a poder salir a decir que te equivocaste? Mentira que la equivocación y la disculpa permanente te den cartel de honesto. De tanta disculpa vas a quedar como un inútil, o como lo que sos en realidad. Son demasiadas cuentas secretas afuera, demasiadas tus empresas que parasitan al Estado, demasiadas rutas para tus aviones, demasiados curros para tus amigos, demasiada miseria para repartir, y demasiadas mentiras que sostener. Todo lo tuyo es demasiado. Sos demasiado para esta sociedad.

"Estos desaciertos servirán de experiencia" (Rueditas, Michetti)

jueves, 23 de febrero de 2017

EL GERMEN DEL COMANDO AMELIA

Era el año 1975, en Venezuela. Fuimos contratados por el Consejo Nacional de la Cultura el dúo Nagual (conformado por mi querido hermano Alejandro de Raco, en sitar, kemanchá y charango, y el Nigger en guitarra, canto y percusión). Así recorrimos todo el país tocando los fines de semana. Pero eso es historia aparte. Lo que les quiero contar es que llegado aquel fin de año, fue ineludible mirar en la tele el mensaje del entonces fraudulento presidente Carlos Andrés Pérez. Así lo hicimos. Se lo veía a Pérez con toda su comitiva y comenzó su mensaje en cadena nacional. Pero súbitamente, en medio de su discurso, apareció en las pantallas de todo el país un chabón garchándose desenfrenadamente a una mujer, ésta en posición “perrito” y el tipo dándole duro, en blanco y negro, imagen tipo película años 50´s. Esto duró sólo unos segundos. Entre alaridos, saltos y abrazos, Alejandro y yo no podíamos creer lo que habíamos visto. Al toque apareció la típica señal televisiva y en minutos continuó el discurso de Pérez como si nada. Al día siguiente hubo que dar una explicación a toda Venezuela y fue que el par de operadores que estaban a cargo de la transmisión, a causa de su estado etílico, mezclaron lo que ellos estaban viendo con el discurso de Pérez en cadena nacional. Tal vez se haya tratado de eso realmente, pero si no, me inclino a pensar que esa maravillosa interferencia fue una de las pautas con las que hoy pretende actuar el Comando Amelia. ¡ChuiKKKK!

Sigue clavado allí, en tantos lugares públicos, a la vista de todos, el empecinado, obsesivo TN. Demasiado instalada esta plaga, este sombrío virus que debería desaparecer de la vista general.

miércoles, 22 de febrero de 2017

martes, 21 de febrero de 2017

domingo, 19 de febrero de 2017

jueves, 16 de febrero de 2017

REUNIÓN DE GABINETE.

domingo, 12 de febrero de 2017

viernes, 10 de febrero de 2017

martes, 7 de febrero de 2017

martes, 24 de enero de 2017

lunes, 23 de enero de 2017

El fiscal Marijuan va a denunciar a Cristina Kirchner por la frase contra Stiuso: "Hay que matarlo". Y así es, porque siempre supimos que Cristina era una asesina. Que -en este caso- su meta es acabar con ese sujeto, incurriendo en la alevosía, la premeditación, el precio y el ensañamiento. Que es una temible homicida.

Ché, anónimos! Léanlos, que siempre publico todos sus comentarios. Son muy buenos.

La cosa se puso muy densa. En la calle, en salideras, entraderas, o como se lo quiera llamar, ahora los chorros liquidan a balazos a laburantes, a abuelos, a transeúntes. Totalmente al pedo. Si pudiera los convocaría a reunirse conmigo, les diría que aflojen con la pólvora indiscriminada. Les indicaría a quienes realmente deberían odiar y cagar a balazos. Les explicaría por qué deberían hacerlo, y ojalá me comprendieran. Que si tuvieran ganas de matar a alguien por un motivo justificable, la lista que yo les podría ofrecer sería larga.

El precio de los limones se había ido a la mierda, pero ya no será tan difícil para nosotros acceder a nuestros deliciosos cítricos, porque Donald Chómp cerró la importación de limones de Argentina. ¡Welcome, lemons!

El fiscal Marijuan va a denunciar a Cristina Kirchner por la frase contra Stiuso: "Hay que matarlo". Y así es, porque siempre supimos que Cristina era una asesina. Que -en este caso- su meta es acabar con ese sujeto, incurriendo en la alevosía, la premeditación, el precio y el ensañamiento. Que es una temible homicida calificada.

sábado, 21 de enero de 2017

Los incógnitos, maravillosos muchachos de La Cámpora en La Emilia. ¡La Patria es el otro!

Oh! Santa Virgen! Cristina le dijo "pelotudo" a Parrilli! Qué horror!

Tal vez esté llegando el momento de ponerse los pantalones largos. Si ya todos se ocupan en aislarse y cuidar su propio rancho, aquí también podemos trabajar, comprar y vender infinidad de productos entre nosotros, y tenemos de sobra. Dejar de ser tan antiguos y naftalínicos, que solitos nos las podemos arreglar perfectamente. Dejar de mirar al exterior de una vez por todas. Vivir con lo nuestro, como dijo el maestro Aldo Ferrer. ¡Despertar de este mal sueño, conchisumá!

En la asunción del 45o. presidente de EEUU. "CAPITOLIO" (de Horacio Fontova - Variaciones Niggerberg)

Empachado de tanta historia de guerra y soberbia, adormecido por tener la cabeza tan cargada de victorias injustificadas, sin casi poder responder a las obsecuencias de los otros, Capitolio, el forastero conquistador de la antigua Mesopotamia, la de los viejos caldeos, es nuevamente proclamado soberano de su Imperio, sucediéndose a sí mismo una vez más, cuando en su piel todavía no termina de secarse algo del agua del Eufrates coloreada por la sangre de los lugareños, el agua de uno de los dos grandes ríos sumerios, de nombre impronunciable por él, y que Capitolio usa para perfumar su frío, avinagrado cuerpo. Siempre seguido por su horda de imberbes, desconcertados, profanadores soldados miopes, pertrechados con la más moderna técnica al servicio del daño, vestidos a la moda caracol terrestre con rayas pardas transversales creyendo parecerse en algo a los guerreros de la antigua Grecia pero sin saber que ni siquiera llegan a ser símbolos de algo humano.
Así es como se realiza su enésima coronación, a la vera de sombrías lagunas teñidas de sangre babilónica, sin dejar Capitolio de impulsar a los gritos, desenfrenadamente, la obsesión de seguir adueñándose de lugares aún no determinados. Está tan cargado de sí mismo que hasta cree ser una de esas hienas que amamantan a los corderos de una oveja tras haberla matado.
El cree repartir las cartas del gran poker de la historia, y en los espejos se ve reflejado como un escuálido, frígido Carlomagno, que tiene como único objetivo seguir expandiéndose como la execrable materia pringosa que es hasta cubrir toda la superficie del planeta, siempre haciendo con su helada mano derecha ese ademán con el que se desprecia y desecha cualquier cosa, como espantando a una mosca.
Tal vez el sabor de la hiel que desde siempre impregna su lengua sea lo que le hace saber que jamás va a descansar en paz y que su próximo eterno futuro transcurrirá en un yermo, solitario, interminable terreno de cascajos, de formas que ya nunca podrá comprender.
Capitolio es el gran jefe de un pueblo engreído y mentecato de obesa raza blanca, y se siente cada vez más orgulloso de la xenofobia que paladea desde su nefasto nacimiento, orgulloso de saberse el más brillante de los engendros. El sólo carga con una vieja intranquilidad, y es que allá en su juventud, al comienzo de su instrucción, muchísimo antes de esta última avanzada, un anciano profeta de raza negra, esclavo de su confianza, se atrevió a predecir que él quedaría inscripto en la historia como un gran conquistador. Pero condenado al aborrecimiento hasta el final de los tiempos.

Nisman, un muerto útil. Que pena.

Hoy se vuelve a mencionar a Chain, "el soplanucas", y los cobardes medios no se atreven a recordar aquel registrado papelón. Cuando al hoy tristemente presidente de nuestro país le eran dictados textos por detrás de su nuca.