El Comando Amelia es un comando de alumbrado, barrido y limpieza,
de acción pequeña pero contribuyente.
¡AMELIA VENCE!

domingo, 19 de mayo de 2013

A propósito de la muerte de Videla, quien fue sólo uno de los jefes de tantos empleados, mano de obra en la tortura de sus semejantes, en parrillas eléctricas y otros martirios, aquí va un pequeño texto que imaginé acerca de un "maquinero" (así se los llamaba a los operarios de la tortura eléctrica) y una azalea.




















LA AZALEA DEL MAQUINERO
Hay cosas que nunca le voy a poder entender. Porque el me riega todos los días y no puedo quejarme, y me siento una azalea muy saludable. Además me colma de piropos, de los que no les dice a las pocas mujeres que lo visitan algunas noches. Noches muchísimo mas silenciosas que cualquiera de las mañanas en las que me habla, me acaricia y me riega. Siempre vuelve cansado, y después de beber bastante de una botella, termina hablando solo, llorando o riendo, pronunciando cosas como "·¡Chilló lindo ese negro de mierda, cómo gritaba friéndose!" "¡Como un hijo de puta, gritaba el puto negro!" Quisiera comprenderlo y me resulta imposible. Tal vez no importe, porque el sigue regándome. Como explicarlo, quizás yo sea el amor de su vida. Y no veo a otras personas mas que a el y a algunas de esas acompañantes a quienes siempre les da dinero cuando se van. Les dice cosas, pero no son tan cariñosas, tan bellas y amorosas como las que me dice a mí. Lo raro es que entre tantos arrumacos y caricias que me hace mientras me riega, el mezcle sus palabras de amor con esas repentinas, desbordadas exclamaciones como "¡No sabés, nena, como gritó en la parrilla el puto de mierda!"

2 comentarios:

Moscón dijo...

Ayer fue el día internacional de las plantas:
http://www.plantday12.eu/home.htm

elsudacarenegau dijo...

Me recordó al cuento de Benedetti Escuchar a Mozart.
http://es.paperblog.com/escuchar-a-mozart-mario-benedetti-1716203/